BENEFICIOS DEL CAFÉ



El café se toma en forma de bebida, la mayoría de las veces, al despertarse o después de comer, ya que es una bebida que tiene cafeína, y ésta tiene propiedades que ayudan a digerir, y a despejarse, ocasionan cierta lucidez, te mantiene activo y reconfortan al cuerpo. Además, el café estimula los sentidos, relaja y refresca.


Te hace sentir más feliz.



El aroma y sabor liberado por el tostado del café; así como sus cualidades estimulantes relajantes y refrescantes hacen que beber una taza de café, se convierta en una gran fuente de satisfacción para quien lo bebe; además, de ser un elemento de socialización.

Aporta antioxidantes naturales.



Adicionalmente al exquisito sabor y aroma, el café es una gran fuente de antioxidantes. Los antioxidantes son factores de protección de enfermedades como el cáncer y la aterosclerosis, entre otras bondades. Esto gracias a la gran cantidad de compuestos fenólicos como los ácidos clorogénico, cafeico y melanoidinas.

Estimula el sistema nervioso e incrementa niveles de atención.


Nuestro organismo utiliza un compuesto químico llamado adenosina para regular nuestro ciclo diario. A medida que el tiempo pasa y el día avanza, la adenosina se va acumulando en nuestro cerebro, lo que hace que vayamos sintiéndonos más cansados. Al dormir, nos "liberamos" de ella, y así día tras día.
Curiosamente, la cafeína tiene una estructura molecular muy similar a la adenosina. De esta manera, cuando nos bebemos un café y la cafeína llega a nuestro cerebro, bloquea los receptores de adenosina, evitando que ésta se vaya acumulando, y por tanto posponiendo esa sensación de cansancio.

Elimina o reduce el dolor de cabeza.



Para quienes sufren de migraña tomar un café puede ser un alivio efectivo para esos momentos en los que hay que seguir con el día al día sin tener que tomar pastillas. Esto gracias a la cafeína y su efecto de contracción de vasos sanguíneos.

Mejora la quema de grasas (Efecto termogénico).



El café funciona como un acelerador natural del metabolismo que incrementa los procesos naturales de quema de grasas; además, la cafeína tiene un efecto diurético que aporta de manera positiva en la eliminación de grasas del cuerpo.


Previene la diabetes



El consumo de café reduce el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2. Esto ya que el café contiene elementos que reducen el nivel de glucosa en la sangre; además, ayudan al hígado a procesar el azúcar. El café también evita que se absorba todo el azúcar de los alimentos sólidos que se consumen.